Mostrando entradas con la etiqueta Entrantes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Entrantes. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de agosto de 2012

CROQUETAS DE FABADA


CROQUETAS DE FABADA
(para varias personas humanas)

INGREDIENTES:

- 1 Lata Grande de Fabada Litoral
- 2 Cucharadas Soperas de Mantequilla
- Harina
- Leche 
- Sal
- Huevo
- Pan Rallado
- Aceite de Oliva 
- Una Batidora

Tenía pensado publicar esta receta tres semanas atrás, pero consideré que no era lo correcto puesto que estábamos en plenos Juegos Olímpicos y un plato tan calórico como éste no habría dado ejemplo a nuestros atletas, aunque ahora que lo pienso tal vez habría servido de ayuda, sobre todo a nuestros velocistas. Lo digo por los efectos propulsores inherentes a dicho producto. Y sin dar positivo en el control anti-dopping !!! 
Una ración de croquetas de fabada, y dejamos al Usain Bolt recogiendo caracoles en la pista.

Vamos, que si Wernher Von Braun hubiera conocido la Fabada Litoral en los años 40 y hubiera metido en un cohete a Winston Churchill con el culo asomando por la base, habríamos llegado a la luna en menos de veinte minutos y sin necesidad de emplear fases de eyección ni combustión.

Con lo que picaruelos que somos los españoles, y que no hayamos aprovechado en las Olimpiadas las cualidades impulsoras de un plato tan nuestro.... ya tiene delito.
Para haberlo sabido yo también cuandode jovencito me federé en atletismo. Imagináos a Forrest Gump, pero en nervioso, como si se hubiera tomado 8 cafés. Pues así era yo.

Sí, sí......Yo corría que me las pelaba........Y viceversa.

Ésta circunstancia fué la que al final acabó con mi carrera como atleta. En fin, ya sabéis.....la pubertad, las hormonas..... coincidió también con el  año en que se le salió la teta a Sabrina en Nochevieja....en fin..... qué os voy a contar. 
Al final, el atletismo sucumbió ante el onanismo. 

Traté de hacerlo compatible; lo que se suele definir como "separar el grano de las pajas", pero utilizando ese jodío refrán era todavía peor..... Una cosa llevaba a la otra.

¿Hice algo para solucionarlo? .......No. Y para colmo, me aficioné a las croquetas.

ASÍN SE HACE

Como sabéis, en el mundo croquetil todo es practicamente válido. He visto a la gente hacer croquetas con ingredientes de lo más variopinto y valdemoro.
Y yo que soy un temerario de las mezclas bizarras,  me propuse esta vez recurrir a uno de los platos más typical spanish que existen: la fabada de lata Litoral. 

Esto lo llega a probar el Warhol y se orina en la lata de las sopas Campbell´s 

Comenzamos haciendo una bechamel ligera como se ha hecho toda la vida, es decir, fundiendo la mantequilla en una sarten antiadherente a fuego suave hasta que se derrita, añadiendo seguidamente la harina, una pizca de sal y por último leche caliente hasta que la masa vaya ligando.

El secreto de una  bechamel fina y cremosa es hacerla a fuego muy suave, sin prisas, removiendo bien con las varillas. Mira que yo no soy mucho de silicona (de hecho me dan bastante grima las tetas de plástico), pero en este caso recomiendo varillas de silicona para tal menester.

Después hay que esperar hasta que la leche se evapore para añadir más. Y luego más. Y luego otro poco más. 
Hay que repetir varias veces este proceso hasta que la mezcla se despegue de las paredes de la sartén sin dejar mancha. Es cuando sabremos que la bechamel está en su punto.

No es por fardar, pero gracias a esta técnica, a mi me sale una bechamel exquisita. Una prueba de lo buena que está, es que algunas amigas mías pasaron a llamarla bechamel Gibson cuando la probaron.

¿Y que pasa con la fabada?, os preguntaréis.
Bien, pues aquí viene la parte más chorra de la receta, ya que lo único que tenemos que hacer es introducir todo el contenido de la lata (con su morcilla y tó) en el vaso de la minipimer y triturarla hasta que se forme una crema similar en textura a la bechamel.

Hablando de minipimers, lo bien que nos hubiera venido una de estas en las Olimpiadas con tal de batir algo, verdad?. No han estado mal las medallas, pero con lo chunga que se está poniendo la cosa, más nos hubiera valido habernos traido todo el cobre que hubiésemos sido capaces de cargar.

Como os iba diciendo, cuando tengamos la fabada bien batida y sin tropezones, la mezclamos con la bechamel aún caliente y removemos bien hasta que la mezcla quede homogénea.
La ponemos a enfriar y...... a hacer croquetas. 

Para los más rezagados, el proceso para hacerlas es bien sencillo: se coge una porción de masa (siempre fría), y se les da la forma que a uno de la gana. En este caso, yo las he hecho redondas por salirme un poco de la norma, y porque es más fácil, que leches.
Se pasan por huevo batido, después por pan rallado y se frien en aceite de oliva muy caliente.

Se dejan escurrir, y se comen. Así de fácil y además, éxito asegurado amig@s. Con esta os colgáis unas cuantas medallas, fijo.


Cocinera en pruebas para esta receta:   JOSEFA BADA


 

sábado, 2 de mayo de 2009

TORTILLITA DE CAMARONE

TORTILLITA DE CAMARONE
(para varias persona humana)

INGREDIENTES:

- 150 g. de Quisquilla (en Cádi, camarone)
- 100 g. de Harina de Garbanso
-100 g. de Harina Normá
- 1 Sebolleta
- Perejí
- Aseite de Oliva
- Agua del Grifo

La verdá es que llevaba ya una jartá de tiempo queriendo publicá una reseta dedicá por entero a uno de los mejore blogue que esiste en tó Interné: el gran Carmelo de Cadi.
Y quiero haserlo no solo por lo rato tan bueno que me echo leyendo sus pó, sino porque ademá soy un un enamorao incondisioná de la gastronomía gaditana y de sus gente, y yo sé que el Carmelo se va emosioná cuando vea la tortillita de camarone y que poco va fartá pa que se le pongan lo sojo como do pelota de Nivea.

Me he permitío la libertá de adaptá la ortografía como homenaje a la singulá gramática que usa el propio Carmelo en su bló con el fin de mantener su esensia al másimo nivel.
Puede que haiga gente que se ofenda al leé mis palabra. Yo espero que no, porque si hay algo que caraterisa a lo gaditano es presisamente su guasa y su sentío del humó, aunque ya verá tu el jindoy que le va entrá al tradustó del inglé que tengo instalao en el canto derecho del bló cuando vea tanta modificasión y tanta palabra nueva.

Hase ya la friolera de ocho año (y eso que comparao con Avila, allí apena hase frío) que estuve recorriendo las calle de Cadi y guardo muchos recuerdo inborrable. Entre ello las taberna sercana a la Caleta, donde tuve el plasé de degustá por vé primera las auténtica tortillita de camarone, el aperitivo por antonomasia y paradima asoluto de la tapita gaditana.

Ahora, y con permiso del Carmelo, vi a pasá a desvelá sus más profundo secreto.

ASÍN SE HACE:

Como su propio nombre indisca el ingrediente prinsipá son los camarone, sin en cambio hay que tené la precausión de no confundí este crustaseo con el otro camarón (no el de la isla, sino ese otro má grande que cuesta de ochenta leuro pa arriba el kilo). Má de uno seguro que lo conoce por quisquilla, que son como las gamba pero con las proporsione de Joselito o Sarcosí.
Po bien: esto son los que se usan en Cádi.

El Carmelo lo esplica a la perfesión en la Carmelopedia, pero nunca está de má añadí un buen retrato pa dejarlo del todo claro:

El siguiente paso es prepará la masa de fritura para lo cuá vamo a mesclá un puñao de harina de garbanso con otro puñao de harina normá. En caso de que no encontrei harina de garbanso, tenéi dó osione:

1) intentá haserla en casa metiendo una pechá de garbanso en el molinillo de café y darle donde pone "on"... o ........
2) bajarse hasta el mismo Cádi a comprala y ya de paso conosé una de las siudade má bonita de Uropa y con má historia de tó Osidente.


Una vé que haigamo mesclao las dó harina se le añade un chorrito de agua del grifo y removéi hasta que coja consistensia de leche condensá, pero algo má ligerita.
A continuasión añadimo media sebolleta bien picaíta, un poco de perejí y por supuesto, los camarone.


Asín es como debe de quedá pa asegurarte el ésito, shosho:

Lo siguiente es colocá en el fuego una sartén con abundante aseite de oliva y esperá a que se ponga má caliente que la manta elétrica de Lusifé. Cuando empiese a humeá, vamo añadiendo pequeña cuchará de la masa depositándola con muchísimo tasto en la sartén y procurando que no se peguen unas con otra.
No preocuparse po la forma, que ellas sola se van a ir adastando:


Cuando se haigan dorao por las dos cara, se las saca de la sartén y se ponen a escurrí pa que queden lo menos aseitosa posible. Lo normá es dejarla es papel asorbente de cosina, pero como yo soy mu pejiguera, he utilisao mi propia tésnica:

Si hay curioso por la cosina a vese no da ni tiempo. Fitetú lo poco que dura una tortillita en el tenderete.

Bien escurría, las tortillita van a quedá má crujiente que las oreja del Jólifil. Y si no que se lo pregunten al Taison, que fué el gachó que le dió el bocao.

Y sin má dilasión, he aquí uno de lo má mejore aperitivo que bemo publicao en este bló: tortillita de camarone.
Cádi en estado puro, illo.



NOTA: Si véi que una vé fritas, las tortillita se quedan mu lasia tenéi la osión de usá agua con gá en la masa, aunque eso del aguá con gá es má propio de Cataluña que de Cádi, con lo cuá ya no serían tan uténtica.

Si los cura dieran en la iglesia tortillita de camarone en lugá de pan sin sá y Barbadillo mejón que vino sin alcó, ya vería tu si bieran ganao má fiele. Cada vé se lo montan peó.

AGRADESIMIENTO: A Carmelo de Cádi (faltaría má) y a todo su elenco de personaje: la Chari, el Sergio, la Bicho, el Angelín, la Cacelin, la Vane, el Pite, el Gordo del bá del Gordo, la suegra, esétera......Y si ahora mimo no me recuerdo de alguien que por fabó me perdone las disculpa.

Cosinero en prueba pa esta reseta: AITOR TILLITA

miércoles, 22 de abril de 2009

CHAMPIÑONES AL AJILLO SUPERSÓNICOS


CHAMPIÑONES AL AJILLO SUPERSÓNICOS
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 1/2 Kg. de Champiñones
- 2 Dientes de Ajo
- Perejil a Discreción
- Cayena en Polvo
- Aceite de Oliva Virgen Extra
- Sal Maldon

Presupuestos. Facturas. Papeleo. Burocracia. Llamadas. Altas. Bajas. Declaración de la Renta. Excel (me cawen su p...) Viajes. Compromisos. Proyectos...muchos proyectos.
En definitiva: carencia absoluta de tiempo libre.
Por un lado esta bien porque así no hago el perro más de la cuenta y al mismo tiempo me mantengo ágil y activo, pero por otro....joer, menudo coñazo.

Lo de coñazo lo digo sobre todo porque estoy volviendo a mis orígenes culinarios más abyectos, cuando era un jovencito emancipado prematuramente, es decir: mucha comida de sobre, mucho precocinado, fritangas y demás recursos de cocina rápida.

Por otro lado estan las diferentes Thermomixes, Superchefs y resto de cacharros ultramodernos, a los que solo les falta un cajón lleno de billetes para que parezcan una caja registradora. Yo no los entiendo (ni quiero), así que ultimamente he desempolvado mi vieja freidora, descubriendo que lo de la alta velocidad no es exclusivo de las líneas ADSL ni de la Fórmula 1.

¿Que no es sano? De acuerdo. Pero tampoco podemos ser tan tiquismiquis con el tema de las calorías porque tarde o temprano (más temprano que tarde) acabaremos cometiendo un descuido y la cagaremos cuando nos comamos un bollito o una hamburguesa en un fast-food.
Las dietas son pa un ratito, no os engañéis.

Bueno, a lo que iba (por cierto, estoy un poco hasta los huevos de la palabra "iba"). Que tonteando con la freidora, hace poco di con la receta de champiñónes al ajillo más rápida y deliciosa que os podáis imaginar.
Os cuento.

ASÍN SE HACE:

Comenzamos encendiendo la freidora y la ponemos a potencia media.
Seguidamente lavamos los champiñones bajo el chorro de agua fría y los aciguatamos hasta que queden más o menos como el Janfri Bogart, es decir, que solo se les vea el sombrero y parte de los pies.

Cuando los tengamos bien limpios, buscamos dos piezas que tengan forma y tamaño similares y los reservamos. Luego os cuento para que nos van a servir.

Los champiñones restantes los cortamos en trozos medianos del tamaño aproximado de una palomita de maíz, y les volvemos a dar otro lavadito con el fin de eliminar cualquier rastro de tierra que pudieran tener.

Os habéis fijado que en todo momento estoy hablando de los champiñones en plural, incluso en el título de la receta ¿verdad?
Esto no es casual y lo hago por una sencilla razón: resulta que el otro día pedí en un bar una de champiñón al ajillo y me trajeron eso: UN champiñón a la plancha. UNO!!!!
"Haber pedido alitas, que vienen muchas", me dijo el camarero, descuadrándome y dejándome con la duda de si en el fondo era un tío super-inteligente o tenía menos luces que un triciclo.
El caso es que razón no le faltaba.

Seguimos. Una vez escurridos los champis, los metemos tal cual en la freidora, y mientras tanto picamos un par de dientes de ajo y unas cuantas hojas de perejil. Lo machacamos bien en el mortero y le agregamos un buen chorro de aceite de oliva virgen.

Transcurridos 4,4 minutos, retiramos los champiñones de la freidora y los volcamos en un plato.
Espolvoreamos un poco de cayena en polvo por encima y les añadimos unos cuantos cristales de sal Madon.
Para terminar y coronar la faena, vertemos el contenido del mortero EN CRUDO sobre todo el conjunto.

Una vez que los probéis, me temo que ya siempre los haréis así.

En algo menos de 7 minutos, nos hemos sacado de la manga una receta gloriosa, con un sabor que no esperáis, y no solo eso.
¿Os acordáis de los dos champiñones que habíamos guardado? Pues bien, si los unimos con super-glue por la base del pie y les atamos una cuerda de bramante, nos habremos fabricado un yo-yo cojonudo. Y supersónico.

A esto le llamo yo cocina con resursos.

Cocinera en pruebas para esta receta: EULALIA LIOLI


martes, 14 de abril de 2009

PINTXITOS REPUBLICANOS


PINTXITOS REPUBLICANOS
(para varias personas humanas)

INGREDIENTES:

- 4 Patatas Grandes
- 1 metro de Chistorra o Longaniza
- 2000 g. de Queso Emmental
- 4 0 5 Hojas de Lombarda
- Agua
- Sal
- Aceite de Oliva

La razón de haberme retrasado con esta receta, es que no se podía (ni se debía) publicar antes.
¿El motivo?....Pues que si no me equivoco y el calendario del Windows funciona bien, hoy es 14 de Abril, día de la República.

Digo lo del calendario de Windows porque el otro calendario que tengo, el de pared, es de 1988 y no me fío. No he querido cambiarlo porque la gachí que aparece en top-less me tiene enamorao desde entonces, y aunque ahora estoy re-decorando mi vida, ese calendario de "Talleres Mariano" viene conmigo adonde yo vaya.

Y lo de celebrar el día de la República, pues no tiene connotaciones políticas más allá de donde quieran verlo mis lectores. Como si me hubiera dado por celebrar el día del Lince Ibérico, o del Orgullo Heterosexual (que por cierto, no existe).

Tampoco voy a negar que siento cierta simpatía por los republicanos, ya que su modelo de gobierno me parece de lo más apto para las alturas de milenio donde nos encontramos y que
lo de tener un rey me parece una cosa puramente anecdótica, de baraja de naipes, de burger kin, como del medievo. En los tiempos de Kamelot vale, pero ¿ahora?

En fin. Para no crear mucha polémica os adelanto que se puede ser perfectamente republicano y sentirse cercano a la corona. Es lo que se vendría a definirse como: "monarquicano".

Así soy yo, y estos son mis pintxitos.

ASÍN SE HACE:

La receta es super sencilla, aunque para preparar y teñir las patatas vamos a tener que currar un poquito y realizar una pequeña "Azaña".
En primer lugar, ponemos a cocer con agua y sal las hojas de lombarda bien troceadas para que vayan soltando su jugo y vayan tiñendo el agua de morado.

Pasados 15 minutos, retiramos la lombarda y guardamos el agua de la cocción.
Pelamos las patatas y las vamos cortando en poliedros de 1x5 cms aproximadamente vigilando que las esquinas queden bien rectas.
Pensaréis que así se desperdicia mucha patata y es cierto, pero ¿a quien no le apetece una buena tortilla con el material sobrante? Buah. Y hasta sin el material sobrante, verdad?

Una vez tengamos listos los rectángulos, los sumergimos en el líquido mágico y esperamos unos minutos a que vayan absorbiendo y vayan cambiando de color.


Esta técnica está bien, aunque para conseguir un buen teñido es más que conveniente cocer las patatas en ese mismo agua durante 5 minutos, lo justo para que cojan un color morado más intenso y se ablanden un poco por dentro.


Después de escurrirlas bien, se frien en aceite de oliva de la manera tradicional y se reservan.
Vamos ahora con el tema chistorra/longaniza.

Veréis que en la lista de ingredientes he puesto 1 metro de chistorra, y aunque parezca una exageración, es más o menos lo que váis a gastar. Tened en cuenta que la chistorra, al contrario que otras piezas de carne cilíndricas (adivinad cuál), mengua su tamaño con los calentones, sobre todo si la hacemos en el mini-ondas, técnica más que recomendable para que suelten toda la grasaza.

Con un minuto a máxima potencia será suficiente, y mejor hacerla en piezas grandes para después cortar a la medida que nos pida la patata.
Con el queso emmental, lo mismo pero en frío, sin pasar por el mini-ondas. Las medidas deben coincidir para que a la hora de ensartar las piezas en el palito nos quede una bandera como la de 1931.


Y ahora, no penséis tanto en los colores y centraos en los sabores. Al fin y al cabo esto no deja de ser un sabroso aperitivo.

Dedicada a mi amigo Guille.

Cocinero en pruebas para esta receta: MANOLO ONGANIZA


lunes, 2 de marzo de 2009

LATA DE SARDINAS COMESTIBLE


LATA DE SARDINAS COMESTIBLE
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 2 Latas de Sardinas en Aceite
- 1 Lámina de Hojaldre
- 4 Cucharadas de Pisto Casero
- 1 Cebolleta
- 1 Rodaja de Limón
- 1 Yema de Huevo
- Papel Aluminio
- 1 Brocheta de Pincho Moruno

Para que veáis hasta que límite llegan mi incurables despistes, había olvidado por completo que este blog ya lleva la friolera de dos años funcionando, poniendo patas arriba los estómagos más ilustres y dejando por los suelos mi reputación como persona seria.

Si os fijáis en el panel lateral, veréis que no se empezaron a publicar recetas hasta Abril de 2007, pero fué en realidad un 24 de Enero cuando comenzó esta aventura en otro sitio llamado blog.com.
Después probé con Blogger, y aunque estuve durante un tiempo publicando simultáneamente en las dos plataformas, al final decidí trasladarme aquí por muchos motivos: hay mejores vistas, se paga menos de comunidad, y el vecindario es más dicharachero y variopinto.
La verdad es que se está muy agustito en Blogger y la compañía es mucho más que buena.

En fin. Esto había que celebrarlo de alguna manera, y como yo soy un negao para las tartas, decidí hacer un pequeño homenaje al distintivo de la cabecera del blog y sus "sardinitas de lata", que ha sido posible gracias a una curiosa receta que me envió por correo Penélope de El Rincón de la Mariposa, a quién estaré eternamente agradecido por el detalle.

La verdad es que no podías haber elegido mejor Penny.
Esto va por tí campeona.

ASÍN SE HACE:

Vamos a comenzar haciendo un poco de pretecnología, o como se diría en castellano antiguo: trabajos manuales. Hoy en día, a eso de los "trabajos manuales" se le pueden atribuir muchos significados a cual más obsceno, así que mejor nos quedamos con el primer término no?
¿Qué? ¿Que no?
¿Mejor con el segundo?
Jajajaaaja. Ay dios, como sois. Válgame que de vicio hay aquí!!

Vale. Pues cogemos un pliego bastante largo de papel aluminio y lo vamos doblando sobre sí mismo 7 o 6 veces hasta obtener una tira plana y compacta, como si fuera un matasuegras estirado.
Con esta lámina bordeamos la lata de sardinas para que coja la forma. Para que no se nos desmonte, le podemos dar un grapazo sin contemplaciones en la unión.


Ya tenemos el molde. Ahora viene lo más difícil, que consiste en contornear dicho artilugio con la masa de hojaldre bien amasada y estirada.
Para que salga más o menos bien, lo mejor es hacerlo de fuera hacia adentro, para lo cual es fundamental recortar la masa excedente teniendo en cuenta la altura de las paredes de nuestra "lata".


¿Se ve bien no?
Vale. Pues ahora pegamos la masa a las paredes del molde, y con el sobrante hacemos una especie de cucuruchos que simularán el "retorcido" de la lata al abrirla.
Como va a sobrar bastante masa, mi consejo es que hagáis varios para luego quedaros con el que más os guste.
En cuanto al contorno del molde, no os preocupéis mucho por las imperfecciones ya que el hojaldre, una vez que se hornea, hace lo que le sale a él de los huevos.


Hablando de huevos, no olvidéis pintar la masa con con una yema batida antes de meterlo en el horno, que deberá estar como el Dinio: "caliente y fuetecito".
Transcurridos 10 minutos, nuestra lata comestible debería tener este bonito aspecto:


Ya ha pasado lo peor. Lo demás es puro tunning, como por ejemplo el fragmento de brocheta que le he puesto para imitar el abrelatas (y eso que el abrelatas es inimitable, jejeje).

Para rellenar el invento, aparte de las sardinas, vamos a poner un fina capa de pisto casero en el fondo y como no, unas rodajitas finas de cebolleta.


Y por fin.....las sardinas. Conviene escurrirlas un poco para que el hojaldre no se nos inunde de aceite, pero sin pasarnos tampoco para que mantenga en la medida de lo posible su esencia de alimento en conserva.


Esta es una pijada como pocas veces se ha visto en este blog, pero irresistible a más no poder.
Espero que os animéis con ella, que yo lo he hecho y no me ha pasao ná.


NOTA: Solo deciros que a lo largo de estos dos años, no solo he disfrutado de los placeres que ofrece el cocinar. Eso es lo de menos.
Me quedo con el incalculable tesoro que supone haber tenido la suerte de conoceros. A los que ya conocía de antes, a los que habéis ido llegando, y a los que estan por llegar.
Muchas gracias a tod@s por seguir ahí, y un beso muy especial para Penélope.

Cocinero en pruebas para esta receta: BALTASAR DINILLAS

lunes, 5 de enero de 2009

ASPIC DE MELÓN Y LANGOSTINOS


ASPIC DE MELÓN Y LANGOSTINOS
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 1 Docena de Langostinos Cocidos
- 1 Melón Pequeño
- 1 Sobre de Gelatina Neutra Royal
- Eneldo Fresco
- Pimienta Rosa en Bolas
- Agua

Quería empezar el año con una receta que tuviera cierta relación con el recién estrenado mes de Enero y sus esperadas rebajas. Un mes un tanto chungo, en el que un ingente número de españolitos matan el tiempo mirando escaparates.
Los más intrépidos, hasta hacen cola y pernoctan en las puertas de los grandes almacenes con el objetivo de hacer un más que honroso sprint para conseguir la mejor faja o un pack de 3 gayumbos al precio de uno.


Pero como este blog es de cocina y yo entiendo menos de ropa que Tarzán, el único muestrario que se me ocurrió ofreceros es el que nos brinda este aspic; una especie de flan salado y translúcido que se deja mirar como el mejor de los escaparates, y no digamos comer.
Ideal para hacer una alunizaje a golpe de cuchara.

Seguro que todavía queda por ahí algún langostino descarriado de estas últimas fiestas (o en el peor de los casos en el bolsillo interior de alguna chaqueta o bolso de la última boda a la que asistimos), así que venga. No los guardéis para más tarde, que vamos a tabicarlos como hicieron con el Han Solo en el Imperio Contraataca.

ASÍN SE HACE:

Comenzamos decapitando y pelando los langostinos con especial cuidado que no quede rastro alguno de cáscara, caparazón o si nos ponemos en plan erudito, de exoesqueleto.
Seguidamente y con ayuda de una puntilla, les hacemos un corte a lo largo del lomo para quitarle esa especie de hilo negro, que no es otra cosa que el hilo intestinal, y que además de quedar feo, sabe mal.
Vale que estamos en crisis, pero exceptuando a algunos frikis como Hilario (protagonista del nuevo remake de la serie "Enredo" y miembro honorífico de la Iglesia Coprófaga de Tudela), tampoco es plan de ponerse a comer caca.

A continuación, cogemos el melón y lo abrimos por la mitad. Le quitamos las pipas y con la ayuda de una cucharilla de semi-esfera, vamos descarnado el melón en plan excavadora hasta conseguir unas cuantas bolitas.


Lo suyo es hacerlo con un melón que hay de color naranaja, mucho más dulce y cuyo nombre no consigo recordar, pero yo fuí incapaz de encontrarlo.

Lo siguiente que haremos será preparar la gelatina, para lo cual solo hay que poner agua a calentar en la cantidad que indique el sobre y en cuanto rompa a hervir, echar el polvo.

Lo suyo es fumarse un cigarrito después, pero si no sois fumadores os podéis saltar este paso sin ningún problema. Eso sí, el polvo echadlo aunque no tengáis intención de hacer la receta.

Retiramos el cazo del fuego, removemos bien, y con el caldo obtenido vamos rellenando dos flaneras de tamaño mediano hasta la mitad más o menos.
Tened en cuenta que también podéis hacerlo al revés, es decir, colocar primero los ingredientes solidos y después añadirle la gelatina.
Lo ideal es que el material quede distribuido de forma estratégica para que a la hora de desmoldarlo, quede lo más heterogéneo posible.

Ah!! Y por supuesto, no os olvidéis del eneldo y la pimienta rosa.


Metemos las flaneras en el frigo, y las dejamos solidificar entre 4 y 5 horas.
Para desmoldarlas sin que sufran muchos daños, hay un truco que a veces funciona (otras no), que consiste en sumergir parcialmente las flaneras durante apenas unos segundos en un recipiente con agua muy caliente.

Si no hay ningún contratiempo, el resultado final debería parecerse mucho a esto:


Bueno. Pues ya tenemos la primera receta del año, que ha resultado ser bastante exótica y erótica.
Exótica por el contraste dulce-salado, y erótica porque al ser transparente, se puede ver al melón y a la pimienta totalmente en bolas.

Cocinero en pruebas para esta receta: COSME LONAR

lunes, 17 de noviembre de 2008

O.N.I. (Objeto Nasoluto Identificao)


O.N.I.
Objeto Nasoluto Identificao

(para 4 personas, incluso si son humanas)

INGREDIENTES:

- 8 Obleas de Masa para Empanadillas
- 1/2 Berenjena
- 1 Tomate
- 50 g. de Mozarella
- 150 g. de Gulas
- 1 Diente de Ajo
- Aceite de Oliva
- Perejil Terrícola
- Orégano Terrícola

Hoy la cosa va de experimentos, pero de experimentos culinarios.
No os asustéis, que no vamos a abducir a nadie.
Vuestres culetes estan a salvo (de momento, jejejeje).
No sabía qué nombre ponerle a esta receta hasta que hice la foto, y vi que la morfología del invento tenía cierta similitud con esos platillos volantes que tan bien supieron vender al mundo los americanos (como casi todo).

Siempre se les atribuyó a los yanquis el primer contacto con seres de otros mundos cuando aquella movida de Roswell, el Area 51, el Hangar 18, y la película que se montaron (mucho antes de lo E.T.) con la autopsia del supuesto extraterrestre, que resultó ser un fiasco, engañándose ellos solos pa variar.
En teoría, aquello sirvió de excusa para aumentar los presupuestos de la NASA y ganar la carrera espacial.
En la actualidad la NASA no está ni pa ganar carreras, ni pa tirar muchos cohetes que digamos.

Lo que muy poca gente sabe es que el primer contacto humano-extraterrestre se produjo en España antes de la guerra, en el huerto de un humilde campesino llamado Cristóbal Bar Bastante, y que por culpa de los siete carajillos que el hombre llevaba en el cuerpo no se pudo llegar a una alianza lingüistica que hubiera cambiado la historia, ya que al anunciarse los extraterrestres con la frase "Hola. Venimos de Marte", nuestro querido Cristóbal solo acertó a preguntar: "¿de marte de guién?"
Los marcianos se quedaron tan perplejos y aturdidos, que se fueron para nunca volver. Una lástima.

En honor a Cristóbal, a su incidente, y a su huerto de tomates y berenjenas, nos ponemos en marcha y vamos en busca del material quirúrgico para elaborar nuestra inclasificable y en absoluto identificada receta.

No tiene mucha ciencia, pero sí mucha ciencia-ficción


ASÍN SE HACE:

Comenzamos cortando las berenjenas y los tomates en rodajas. Ni muy finas, ni muy gruesas. Entre ellas, seleccionamos las que tengan un diámetro similar al de la barra de mozarella, que también cortaremos en lochas de 1/2 cm aproximadamente.


A continuación, salamos las rodajas de berenjena y las pasamos por la plancha un minuto por cada lado. Cuando las tengamos a punto, extendemos las obleas sobre una tabla ligeramente humedecida y vamos alternando los ingredientes principales en capas, y con arte si puede ser.



Como podéis ver en la foto, he cortado la piel del tomate para que no nos encontremos con ella a la hora de comerlo porque es bastante desagradable. Si ya jode encontrarse un pelo, imaginaos ésto que es mas gordo.

Seguidamente, espolvoreamos sal y orégano sobre la capa final, y colocamos la carcasa del O.N.I. por encima con cuidado de que no se rompa.
Debido al abultamiento va a ser muy difícil que coincidan las dos obleas, así que en lugar de intentar estirarlas con el consiguiente riesgo de fractura, es mejor recortar e igualar los bordes con algo afilado o con un corta-pastas circular.
Ni se os ocurra ir a por la radial, que ya nos conocemos.

Menudo esteticista estoy hecho eh?

Vale. Pues cuando tengamos listas todas las naves espaciales, las metemos en el horno y les calentamos los motores hasta que tengan un aspecto dorado (esto ya les pasaba a los Seat 600 de color blanco cuando tenían que subir una cuesta)

Mientras se hacen, a provechamos para saltear las gulas con aceite de oliva, perejl y ajo muy picado.
A continuación, sacamos los O.N.I. del horno y colocamos el sofrito de gulas por encima.

Y con esto.... plato terminado.


¿O tal vez debería decir "platillo"?

Cocinera en pruebas para esta receta: MAMEN PANADILLA


viernes, 10 de octubre de 2008

BROCHETAS DE RAPE SEGUNDA A RAS

BROCHETAS DE RAPE SEGUNDA A RAS
(para varias personas humanas)

INGREDIENTES PARA 10 BROCHETAS:

- 3 Colas de Rape
- 2 Calabacines
- 150 g. de Bacon
-1 Docena de Tomates Cherry
- 10 Ramas de Romero
- Estragón
- Perejil
- Pimienta Negra
- Aceite de Oliva

ASíN SE HACE:
Nos vamos de rally colegas, y lo hacemos con una receta todo-terreno que lleva de todo: carne, pescado, verduras, hierbas aromáticas.......... Muy completita.
No lleva confetti porque aún no es Navidad, pero dadme tiempo y veréis.

Sin duda, el rape es el absoluto protagonista de este invento.
Ya sabemos que se trata de un pez feo y tan desagradable para la vista como ver a Carmen de Mairena a través de una mirilla, pero eso no es óbice para que dejemos de consumirlo, porque además de ser muy sabroso tiene otra virtud.
Como ya dijimos en una ocasión, el Rappe es el único pez que adivina el futuro.
Mola no?

El primer paso a seguir es poner a macerar las colas derrape (segunda a ras!!!) con sal, pimienta negra, un poco de estragón, perejil picado y un chorrito de aceite de oliva.


Lo dejamos reposar un par de horas en el frigo y a continuación lo vamos cortando a ras!!!! de la espina central con la intención de obtener unos filetes que después trocearemos en taquitos de tamaño brocheta. Eso no hace falta explicarlo ¿verdad?

Vale. Pues llega el turno del calabacín y este proceso, ya es algo más delicado.
En primer lugar conviene escoger calabacines firmes y estilizados, que no tengan protuberancias ni curvas (segunda a ras!!!) extrañas.
A ver si me explico mejor.....
Lo que quiero decir es que el calabacín debe tener forma de falo y no de Falete ok?

Después recurriremos de nuevo al artilugio que ya se hizo famoso en la receta de Huevos Acorralados para conseguir unas láminas de calabacín tan finas como el papel higiénico monocapa.


He girado horizontalmente la foto para que parezca distinta, pero no cuela no?

Bueno, llega el momento de montar las brochetas, o mejor dicho, las ramas de romero que nos van a servir como brochetas si le afilamos un poco la punta, y que a su vez nos van a proporcionar una buena orgía de aromas y sabores.
Esta idea se la copié a ese cocinero inglés tan guarrete y sin embargo genial, llamado Jamie Oliver. Me pareció muy original.

Lo de la orgía digo.


Cortamos los tomates cherry por la mitad, el bacon en tacos, y vamos ensartando los ingredientes de la siguiente manera:



Es bastante probable que la primera nos quede algo destartalada, pero en cuanto le cojamos el tranquillo, contaremos con un pequeño batallón de deliciosas e impecables brochetas como estas:


Un ligero toque de sal, y directas al grill sin mostrar el más mínimo respeto.



NOTA: Si veis que alguna brocheta se queda pegada al grill y humea más de la cuenta, en honor al nombre de la receta solo hay que gritarnos a nosotros mismos: "Trata de arrancarlas. Trata de arrancarlas Carlos, por dios!!!"

Aunque no creo que sirva de nada.

Cocinero en pruebas para esta receta: AGAPITO MATES

martes, 30 de septiembre de 2008

PIMIENTOS DEL PIQUITO RELLENOS DE GAMBAS Y BACALAO


PIMIENTOS DEL PIQUITO RELLENOS DE GAMBAS Y BACALAO
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 8 Pimientos del Piquito
- 1 Docena de Gambas

- 100 g. de Bacalao Fresco Desmigado
- Harina
- 1/2 Vaso de Jerez

- Leche

- Cebollino
- Nata Líquida
- Pimienta Negra


Vamos con un clásico que siempre gusta, y que además tiene la misma dificultad que rellenar un botijo. Léase: ninguna.
Aún no conozco a nadie al que no le gusten los pimientos del piquito, es más: son tan provechosos y tentadores que algunos seres mitológicos los adoptaron como parte de su indumentaria.

No me extraña que los trolls siempre anduvieran detrás del prenda éste.

Para la ocasión, he utilizao bacalado..........perdón......he utilizado bacalao (putos participios......), pero si no os gusta este pescado lo podéis sustituir por merluza, atún, lenguado o lo que os venga en gana.

Lo que no puede faltar son las gambas.
¿No son sagradas las vacas en la India? Pos aquí en España, las gambas; con la diferencia de que aquí nos las comemos.
Con dos cojones.

ASÍN SE HACE:
Comenzamos picando muy fino el bacalao y lo ponemos a pochar en una sartén a fuego muy suave junto a un chorrito de aceite oliva.
Mientras tanto, pelamos las gambas y las trocemaos , añadiéndolas después al sofrito de bacalao.
Dejamos cocer un par de minutos y acto seguido, añadimos 2 cucharadas soperas de harina.
Damos un par de vueltas para quitar el sabor a crudo de la harina y después agregamos el jerez.

Veréis que espesa de forma considerable, así que no dejéis la leche muy lejos que va pa dentro también.
Con un vaso seguramente sea suficiente, aunque todo depende de lo fluido o consistente que os guste el relleno.
Añadimos el cebollino picado y dejamos cocer a fuego lento hasta que la masa se despegue de la sartén sin dejar mancha.
Por último la dejamos enfriar 3 horitas como mínimo. Debe quedar más o menos así:


Llega la parte más peliaguda de la receta, que consiste en ir rellenando los pimientos del piquito con la masa que hemos preprarado.
Si no queremos dañarlos, debemos hacerlo con ternura y delicadeza, como si estuvieramos acariciando un pollito (o una pollita, ....el género da igual)


Si os resulta muy tedioso, para la próxima podéis intentar hacer el relleno de una sola vez. Solo necesitáis un pimiento del piquito del tamaño adecuado. La única pega que tiene esta variante, es que quedan un pelín correosos.


No hagáis esto en casa!!!!!

Bueno, pues ya solo queda la salsa de acompañamiento, que como el resto de la receta, no tiene misterio alguno.
Simplemente hay que pasar por la batidora un par de pimientos junto a una pequeña de cantidad de nata líquida y calentarlo en el miniondas.

Para servirlos, hacemos un fondo con la salsa, espolvoreamos con un poco de pimienta negra y por último, colocamos los pimientos estratégicamente para que el plato nos quede 100% irresistible.


Cocinera en pruebas para esta receta: PEPI MIENTOS

miércoles, 9 de julio de 2008

MELOCOTONES "ANITA"


MELOCOTONES "ANITA"
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 1 Bote de Melocotones en Almíbar
- 4 Palitos de Cangrejo
- 1 Lata de Atún en Aceite
- 1/2 Cebolleta
- 2 Tomates Cherry
- Mayonesa
- Rúcula

ASÍN SE HACE:
Me imagino que con estos calores, a todos nos da un poco de pereza colgarnos el delantal. No te digo ya las manoplas.
Si pasamos por la cocina, es para coger un polo de horchata del congelador y poco más.
Tal vez por eso he querido recurrir a algo rápido y sencillo, a la par que sabroso.

La idea me la sugirió Anita, mi compañera de trabajo, que me sorprendió con esta receta
tan socorrida, muy apropiada como entrante de una cena fresquita.
Por supuesto he bautizado el plato como "Melocotones Anita" en su honor, prescindiendo del "de" que suele anteceder al nombre propio para evitar enunciados malsonantes.
Un caso parecido al que ya ocurrió con mi receta del "Conejo Playboy".

Bueno. Vamos con ello.

Para empezar, cortamos los palitos de cangrejo en trozos pequeños y los mezclamos con el contenido de lata de atún bien desmenuzado.
Añadimos mayonesa a la mezcla y metemos el conjunto en el congelador durante 5 minutos para que nos quede tan frío como el pedo de un fantasma.

Mientras tanto, cogemos la cebolleta y la picamos muy fina hasta reducirla practicamente a zumo. La idea es que dé sabor pero que no se note mucho a la hora de comerla. Tampoco hace falta echar mucha cantidad para no enmascarar el sabor de los demás ingredientes. Con 2 cucharaditas de postre será suficiente.
La cebolleta no formaba parte de la receta original que me pasó Ana, pero seamos sinceros....¿a quién no le gusta arrimar la cebolleta a unos buenos melocotones?
Bromas aparte, le da un toque muy especial.

Unimos la cebolleta a la mezcla que teníamos en el congelador y ya tendremos listo el relleno.
No hace falta ser Einstein para adivinar lo que viene a continuación ¿verdad?
Efectivamente amigos. Solo hay que abrir la lata de melocotones (que si también está fría, eso que tendremos ganado), e introducir el relleno en los huecos.
Suelen venir 6 unidades en cada bote, con lo cual 3 porciones para cada uno es una cantidad razonable.

A la hora de presentarlo, hacemos un lecho de rúcula que nos servirá de base para aposentar nuestros melocotones.
Para que este tipo de platos queden bonitos, es muy importante la base. Labase y peinase.
Unas rodajitas de tomate cherry en la azotea, y a correr.


NOTA:
Estoy tan seguro del éxito que vamos a cosechar con este plato, que no será la última receta del tandem Anita-Julito que veáis por aquí.

Cocinero en pruebas para esta receta: CARMELO COTÓN

jueves, 5 de junio de 2008

ESPECIAL REBOZUELOS



No tenía intención de publicar estas recetas hasta más adelante, pero veo que el tiempo se nos echa encima y antes de que sea demasiado tarde, quiero poneros sobre aviso y animaros a que subáis al monte sin dejar de mirar al suelo en busca de los apreciados Cantharellus Cibarius, más conocidos de Algeciras pa´rriba como Rebozuelos.

El motivo de tanta premura es que acabo de ver el parte metereológico y las lluvias no van a durar muchos días más así que si tenéis cerca de casa algún castañar, ya podéis espabilar. Nosotros cogimos cerca de 6 kilos en tan solo 20 minutos, una plusmarca que alguna vez dudo que podamos superar.
Joer, me salen los pareados solos, como a mi amiga Cromoly.

Esta es una de las setas más valoradas y finas que existen, y solo brota en primaveras muy lluviosas.
Se distingue facilmente por su color amarillo mostaza y por sus láminas decurrentes que se unen al pie, que es blanquecino en su base.
Además, el Cantharellus es un hongo que nunca es atacado por los insectos ni los gusanitos.


Las apliaciones culinarias que podemos darles son infinitas y prueba de ello son las 3 recetas que os voy a presentar a continuación. Llevo toda la semana comiendo setas y aunque me encantan, voy a tener que ponerle freno si no quiero terminar con complejo de gnomo, o peor aún, de Gárgamel.
Un momento.........
Gárgamel era de otra serie no? Ntchs. Ya me estoy liando.

Vamos allá con la primera:

GUISO DE CARNE CON REBOZUELOS


(para 4 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 1 Kg. de Babilla de Ternera
- 1/2 Kilo de Cantharellus Cibarius
- 1 Cebolla
- 1 Tomate
- 1 Diente de Ajo
- 1 Litro de Caldo de Verduras
- 1 Hoja de Laurel
- 1 Cucharada de Carne de Pimiento Choricero
- 1 Vaso de Brandy
- 1 Hoja de Laurel
- Harina
- Pimentón Picante

ASÍN SE HACE:
Como seguramente el carnicero que nos atendió llevaba prisa y nos ha partido la carne en trozos grandes del tipo cebo para osos, buscamos un cuchillo afilado y cortamos los trozos de babilla en dados de 2x2.
Seguidamente los salpimentamos, los pasamos ligeramente por harina y los ponemos en una olla con un chorrito de aceite para que se doren.
Retiramos la carne de la olla y en el mismo aceite, sofreimos la cebolla bien picada y un tomate rallado.

Añadimos la hoja de laurel, y justo después una cucharada de carne de pimiento choricero. Esto lo suelen vender en ultramarinos (¿queda alguno?) y grandes superficies. Viene envasado en botes pequeños y aguanta bastante bien en el frigo, aunque si no lo encontrais, podeis sustituirlo por ñoras o directamente no ponerlo. A ver si por esta menudencia vais a dejar de hacer la receta, no me jodas.
Que no me entere yo.


El siguiente paso es añadir la carne al sofrito, momento en el que veréis que la mezcla espesa considerablemente debido al enharinado que hemos perpetrado con aterioridad. Pa eso esta el brandy. Pa dar soltura
Bueno. Pa eso, y pa el sol y sombra, gran invento español.

Añadimos sal al batiburrilo y cubrimos bien con el caldo de verduras.
Removemos un poco y lo dejamos hora y media a fuego lentísimo.
Supongo que con la olla expréss se tarda una cuarta parte, pero es que yo no entiendo esos cacharros del demonio y prefiero hacerlo así, a la antigua.
De vez en cuando vigilamos, y vamos agregando caldo si vemos que se queda muy seco.

No es mal momento para ir limpiando y troceando los rebozuelos.
Para que no pierdan sabor, lo suyo es quitarles la tierra con un cepillo especial para setas (aquí cepillo, aquí te mato), pero es una tarea tan tediosa que no tendréis más remedio que ponerlos bajo el chorro del grifo.
Una vez limpios, los salteamos junto a un diente de ajo cortado en láminas y 1/2 cucharada de pimentón picante.
Una vez que hayan soltado parte de su agua, los vertemos directamente a la olla. Sin miramientos.


Removemos el conjunto y lo mantenemos 20 minutos más a fuego lento, tiempo suficiente para que la carne quede tierna y podamos disfrutar de este manjar de dioses.


Venga. Vamos con otra.


CANTHARELLUS SALTEADOS CON JAMÓN


(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

-1/2 kg. de Cantharellus Cibarius
- 2 Dientes de Ajo

- 1 Guindilla
- 100 g. de Jamón en Tacos

- 2 Cucharadas de Mantequilla
- Perejil


ASÍN SE HACE:
Esta variante, sin tener la complejidad de la anterior, es otra estupenda elección si vamos escasos de tiempo, y que en mi caso siempre es así porque no tengo reloj de cocina.

La cosa es bien sencilla.
Solo hay que cortar los ajos en láminas y saltearlos junto a la guindilla en mantequilla fundida hasta que empiecen a dorarse. Seguidamente añadimos los cantharellus, les echamos un puñadito de sal y ponemos la sartén a fuego fuerte.

Enseguida veréis que la sartén se inunda de agua. Tranquilos, que no pasa nada.
Ese mismo agua no tardará en evaporarse y adquirir una textura semi-gelatinosa que hará las veces de salsa.
Cuando esto suceda, agregamos el jamón serrano cortado en taquitos y le damos un meneo a la sartén para que se mezcle bien todo.

Espolvoremaos perejil picado por encima y a flipar, que se enfría y después no mola tanto.


Y para terminar, por si no habéis tenido suficiente......


REVUELTO DE REBOZUELOS


(para 2 personas humanas y hasta los cojones de setas ya)

INGREDIENTES:

- 400 g. de Cantharellus Cibarius
- 4 Huevos
- 2 Cucharadas de Nata Líquida
- 1 Diente de Ajo
- Cebollino
- Aceite de Oliva

ASÍN SE HACE:
Como sé que os gustan los desafíos y solo unos pocos habrán tenido el valor suficiente para leer hasta aquí, he querido dejar lo más fácil para el final, por si los menos osados también se atrevan con los rebozuelos (en caso de que los encuentren y no se vean obligados a pagar una fortuna por ellos, claro).

Esta es una receta muy similar a la anterior, pero con un par de huevos. Mejor dicho, con cuatro.
El proceso de salteado es calcado a lo que os he explicado arriba, solo que esta vez vamos a utilizar aceite de oliva en lugar de mantequilla.
Por lo demás, lo único que va a cambiar es el envoltorio, que va a consistir en huevo batido junto a unos trocitos de cebollino y un par de cucharadas de nata.

Yo siempre utilizo nata para los revueltos. Quedan muy jugosos y le aporta un sabor suave muy peculiar.
Vale. Una vez que los rebozuelos hayan soltado toda su agua, desparramamos los huevos batidos por encima y retiramos la sartén del fuego inmediatamente.
Un buen revuelto que se precie debe cuajarse con el calor residual de la sartén.
Debe quedar asín:


Bueno. Pos ya está.
Vaya empacho de setas eh?
Después de esta, ya no quiero ver una seta ni en los trabajos manuales de mi sobrina.
Pero lo digo con la boca chica, porque en el fondo estoy contando los días que faltan para que llegue el otoño, que ojalá sea tan espléndido en excedente micológico como ha sido la primavera.
Solo hace falta que repongan OT para Noviembre, y así conseguir que las lluvias sigan fertilizando nuestros bosques.

Como diría Rocco Sifreddi: "me voooy, me voooooy"

Cocinera en pruebas para estas recetas: MARÍA VECREM