lunes, 21 de abril de 2008

SPAGUETTIS "VAN HELSING" CON SALSA DE PIMIENTOS ROJOS Y AJOS TOSTADOS

SPAGUETTIS "VAN HELSING" CON SALSA DE PIMIENTOS ROJOS Y AJOS TOSTADOS
(para 4 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 300 g. De Spaguetti al Huevo
- 1/2 Pimiento Rojo
- 1 Tomate
- 8 Dientes de Ajo
- 1 Guindilla
- 50 g. de Parmesano
- Perejil
- Aceite de Oliva Virgen

ASÍN SE HACE:
Antes de empezar, conviene puntualizar que este es un plato potente, palpitante, de sabores muy marcados y solo apto para gargantas mediterráneas.
Es una receta que al conde Drácula no le va a hacer ni puta gracia porque va cargadita de ajo. Y no digamos ya a Victoria Beckham.
Ésta última me la suda, pero por si acaso hiriese alguna que otra sensibilidad vampírica........usté perdone señor conde.

Comenzamos poniendo el horno a 180º y le obligamos a hacer unos estiramientos y unas cuantas abdominales. Que vaya calentando, que se le avecina curro.
Sin quitarles la piel, colocamos los dientes de ajo en una bandeja plana y los metemos al horno durante 8-10 minutos, hasta que se ablanden e inunden de intensos aromas nuestra cocina.
Procurad que los dientes de ajo sean grandes y hermosos como los míos (los dientes), de esos que no hay ortodoncia posible pa repararlos.

Es de suponer, que mientras tanto, habéis puesto agua con sal a cocer para los spaguetti no?......¿si?.........Ah weno.

Vale. Pues ahora pelamos el tomate y lo rallamos. Si además el tomate es republicano y sindicalista, debuti. Cuánto más rojo, mejor.
A continuación picamos muy fino el pimiento y hacemos lo mismo con la guindilla.
Hacemos un sofrito con todo ello a fuego lentito y tras diez minutos de sartén, mezclamos todo en el vaso de la batidora.
Añadimos sal, un buen chorro de aceite de oliva virgen, cuenta atrás, botón de ignición.... y a triturar.

Cuando los ajos estén listos, los pelamos, los agregamos al puré resultante y trituramos de nuevo. Probamos el punto de sal y con esto ya tendremos lista la salsa.
Si veis que queda demasiado compacta tenéis 2 opciones: usarla para alicatar de nuevo la cocina o bien añadirle un poco de agua para aligerarla.

Una vez cocida y escurrida la pasta, calentamos la salsa durante unos minutos y la volcamos sobre los spaguetti, plato por plato.
Un poquito de perejil, parmesano rallado por encima y lo habremos conseguido.


NOTA: Recomiendo no comer este plato antes de salir de ligoteo o ir a un Karaoke, ya que hay serio riesgo de aniquilar al que coja el relevo del micro.
Es lo que se llama "cantar", sin tener que cantar.
Por cierto.....¿alguién sabe si se liga en los Karaokes?

Cocinera en pruebas para esta receta: FABIOLA VAPLATOS


lunes, 14 de abril de 2008

BACALAO CON MANGO


BACALAO CON MANGO
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 2 Filetes de Bacalao Fresco
- 1 Mango
- 1/2 Cebolla
- 1 Zanahoria
- 1/2 Pimiento Verde
- 1/2 Pimiento Rojo
- 1 Vaso de Leche
- 1 Chupito de Zumo de Lima
- Cilantro

ASÍN SE HACE:
El otro día, hojeando un libro de recetas en miniatura (el libro......,no las recetas), dí por casualidad con este plato de bacalao que se me antojó sabroso y diferente. Y yo, que siempre ando a la caza de nuevas texturas y sabores exóticos, no me pude resistir a la tentación de darle vidilla.
Eso de mezclar mi pescado favorito con mi fruta favorita, tenía que salir bien por cojones. Y pa no variar, estaba en lo cierto.

Una hora antes de liarnos con la receta, conviene quitar la piel a los filetes de bacalao y sumergirlos en un plato con leche.
¿Para qué?
......Ni puta idea.
Pero eso pone en el libro y yo soy muy puntilloso para estas cosas, así que mejor hacer caso.

El siguiente paso es cortar la cebolla, la zanahoria y los pimientos en juliana y el bacalao en dados.
A continuación, pelamos el mango y lo vamos cortando en gajos.
Hasta ahora todo bien no?
Recapitulemos....



A la hora de comprar el mango, consultad con vuestro frutero porque si no me equivoco, hay "mango" y "manga", y esto no es coña. Por lo visto la "manga" es mucho más sabrosa.
Si habéis adquirido el mango en una gran superficie, ya empaquetado y sin rastro de color rojo en la piel, seguro que os habéis llevado el que no es.

Y si mientras lo peláis, se apaga la tele o se enciende el aire acondicionado, entonces si que os la habrán colado y ni siquiera estaremos hablando del mango como fruta, sino de
mango a distancia, como se empeñan en llamarle algunos por aquí.

Lo siguiente que haremos, será poner una sartén al fuego con un chorrito de aceite e ir salteando todas las verduras hasta que suden un poquito (es normal, por el calor). Seguidamente añadimos el bacalao junto a las rodajas de mango y removemos para que se mezclen con la verdura, pero con cuidado de no destrozar mucho el pescado.
Lo mantenemos a fuego vivo durante dos minutos y justo antes de sacarlo de la sartén, le añadimos un chorro de zumo de lima.

Lo servimos en platos individuales y para terminar, espolvoreamos cilantro picado por encima.
Después contamos hasta ocho. Asín:
1...2...3...4...5...6...7...8...... ¡¡¡MAAAAAAAAAAAAANGO!!!



NOTA: A pesar de que no se trata de una receta excesivamente calórica, he querido preparar una segunda versión mucho más light (y bastante más insípida, todo hay que decirlo), para que también puedan prepararla los más exigentes y extremistas con el tema de las calorías.
Pa que veáis que estoy en todo.

BACALAO CON "MANGO", 2ª variante:


Cocinero en pruebas para esta receta: TORIBIO MANÁN

jueves, 10 de abril de 2008

SARMALE


SARMALE
(para 2 personas humanas)

INGREDIENTES:

- 10 Hojas de Repollo de tamaño respetable
- 1/2 Kg. de Carne Picada
- 1 Taza de Arroz
- 1 Litro de Caldo de Pollo
- 1/2 Cebolla
- 4 Cucharadas de Tomate Frito
- 1 Guindilla Verde
- 1 Hoja de Laurel
- Nata Líquida

ASÍN SE HACE:
Antes de pasar a contaros de qué va esta receta, me gustaría expresar mi gratitud hacia mi amiga Pilar y no sólo por enseñarme a hacerla, sino por los vínculos que nos unen desde hace ya unos cuantos años. Besicos maña!!!
Con tu permiso y como no, con el de Estefanía, voy a versionear el mismo plato que publicaste tú en su día.
Si hay algún plato que representa fielmente la gastonomía rumana, ese es sin duda el Sarmale. Vamos a ver si superamos la prueba.

Comenzamos separando las hojas más grandes de la col, poniéndo especial cuidado en que no se rompan. Esto es como hacer la cama. Parece fácil, pero es una operación delicada.


A continuación ponemos una olla a calentar con abundante agua y un puñao de sal. Una vez que rompa a hervir, introducimos las hojas de repollo durante 2 o 3 minutos y las dejamos escurrir.
Una cosita. Lo de "romper a hervir" es una frase hecha que se utiliza en cocina y debe usarse como tal.
Lo digo porque el otro día escuche a uno del pueblo de al lado preguntarle al vecino: "-oye, parece que tu muchacho tié los ojos mu coloraos ¿no?".
Y este le respondió: "-si, si... es que ha roto a leer".
Los hay brutos........pero brutos. Sin eufemismos.

Bueno. Lo siguiente que vamos a hacer es picar la cebolla muy finita y la ponemos a pochar con un chorrito de aceite de oliva y una hoja de laurel. Antes de que la cebolla empiece a dorarse añadimos la carne picada y salpimentamos. Rehogamos bien todo el conjunto y seguidamente incorporamos el arroz.
He puesto la cantidad en tazas porque eso de los puñaditos es muy subjetivo y siempre depende del tamaño de la mano del cocinero.
Si esta receta tuviera que hacerla mi amigo Rafa (que en lugar de reloj lleva el cinturón de Rocky), necesitariáis una pala excavadora y al menos nueve sacos de arroz.

Agregamos 2 tazas de caldo al sofrito, y una vez que el arroz haya absorbido todo el líquido ya tendremos listo nuestro relleno.


La técnica del enrollado estará supeditada a la pericia que tenga cada uno para estas labores. Pilar recomienda en su receta que utilicemos la mitad de cada hoja, pero como yo soy tan torpe hice el relleno con las hojas enteras. Lo importante es que quede bien selladas. Ya sabéis...si la cremallera no cierra, se sale el paquete.

El tramo final de la receta consiste en trocear las hojas de repollo sobrantes y saltearlas en una cazuela de base ancha junto a la salsa de tomate.
Después ponemos los rollos sobre este nuevo sofrito y dejamos cocer 30 minutos a fuego lento, regándolo con el caldo restante


A la hora de servirlo, colocamos los paquetes de repollo sobre el plato y acompañamos del sofrito de col con tomate, nata líquida y unas guindillas verdes cortadas en rodajitas.


Ahora, veámos que tal nota nos pone Estefanía. Espero no tener que volver para Septiembre, aunque no me importaría repetir, sobre todo si se trata de Sarmale.

Cocinero en pruebas para esta receta: OLIVER DURAS


domingo, 6 de abril de 2008

LACÓN MILENARIO



LACÓN MILENARIO
(para 2 personas, aunque no sean humanas)

INGREDIENTES:

- 2 Panecillos Redondos
- 150 g. de Lacón
- 50 g. de Queso Camembert en Barra
- 1 Ajete
- Cebolla Confitada
- 1/2 Chupito de Oporto
- Pimentón


YORS LUCAS GRINAJANDE MEDONNA presenta:


Hace mucho tiempo, en una galaxia lejana, pero lejana que te cagas...


Y allí estaba yo, en el planeta SotilloX, con las manos en la grasa y ejerciendo mi verdadera profesión (mecánico de OVNIS), intentando reparar el Halcón Milenario, la legendaria nave del capitán Solo.

Dado que Jarrison Ford Mondeo se encontraba rodando la 5ª parte de Indiana Jones "El Asilo Maldito", y que al final la avería del Halcón resultó ser la tapa del delco, aproveché para tomarle prestada su nave y hacerme una escapada al sistema planetario Tatooine, dónde estaba teniendo lugar un concurso de tapas y pintxitos galácticos.


Gracias a la velocidad del hiperespacio y a que el tanque estaba lleno de gasoil, conseguí plantarme allí en un periquete, aunque por el camino me dió tiempo a ir pergeñando lo que sería la receta con la que me presentaría a concurso y que en honor del capitán Solo (o solo del capitán), decidí llamar LACÓN MILENARIO.


ASÍN SE HACE:
Lo primero era buscar unos panecillos tiernos con aspecto similar a las trenzas que lucía la princesa Leia en el episodio IV. Después había que cortarlos por la mitad y salpicar la miga con unas gotas de vino de Oporto.
A renglón siguiente se me ocurrió que una base de cebollita confitada no le vendría mal, y en la hora y cuarto que duró el trayecto, tuve tiempo de cortar dos cebollas en juliana y pocharlas en una sartén a fuego muy muy suave junto a una cucharadita de azúcar hasta que estuvieron caramelizadas.


Después de curiosear en la taquilla de Chewbacca, descubrí una bolsa del Lidl en la que había unas lonchas de lacón y una barrita de queso Camembert, que me vinieron de perlas. No sabía yo que a los wookies les gustara tanto el embutido.

Lo coloqué estratégicamente sobre la cebollita y para rematar la faena, hice una parada técnica en el planeta de los Ewoks, quiénes a cambio de una cassette pirata de Luis Cobos, me proporcionaron unos ajetes y el pimentón que necesitaba para decorar mi Lacón Milenario.

Corté los ajetes en aros y los puse sobre las lonchas de queso. A continuación espolvoreé pimentón sobre todo el conjunto y por último le, dí un golpe de horno de 10 minutos a 200º

Mientras mi nave calentaba motores....


....el verdadero Halcón Milenario hacía un alunizaje triunfal en Tatooine.
Gracias a mi parecido físico con Han Solo, conseguí infiltrarme en el concurso sin levantar sospechas y aunque al final no gané, me lo pasé de muerte y conseguí hacer muchos amigos allí, sobre todo del lado oscuro, dado que en Tatooine hay dos soles y el lorenzo pega más de la cuenta.



Hubo tan buen rollito con Vader, que enseguida me nombró caballero Jedi, pasándome a llamar desde entonces Abanibi Wan-Wosé (Abanibi quiere decir "te quiero amor").


El concurso lo ganó un tal C3PO con un plato de oreja a la plancha, cuyo aspecto me recordó mucho a las de Yoda, y el segundo finalista fué un cazarrecompensas que triunfó con su receta de "emperador" a la parrilla.
En todo momento traté de evitar suspicacias, pero me extrañó mucho no ver a Yoda por allí.
Después me contó un soldado imperial que el truco estaba en el aceite empleado y que ese androide (C3PO), perdía aceite en el sentido más amplio de la palabra.
Fué allí donde también me enteré del verdadero final de Estar Guars y de que Darth Vader escondía una habilidad hasta entonces desconocida, y no con la espada láser precisamente.
He querido compartir con vosotros este documento en forma de video:

video
(imprescindible conectar los altavoces)

Cuando la fiesta terminó, devolví la nave a su propietario sin un solo rasguño y volví a mi vida de siempre, a mi pequeño taller, muy cerca del frenopático,
Volví a ese pequeño planeta donde al ponerse el sol, es un lujo mirar al horizonte mientras te comes un bocata de lacón milenario acompañado de un botellín fresquito.

Que la fuerza sus acompañe.

Cocinero en pruebas para esta receta: LUCKY STRIKE WALKER

jueves, 3 de abril de 2008

REVANI


REVANI
(para 6 personas humanas)

INGREDIENTES:

-50 g. De Mantequilla en Pomada
- 150 g. de Azúcar
- 180 g. de Sémola de Trigo
- 1/2 Sobre de Levadura
- 1 Yogur de esos Griegos
- 3 Huevos
- 1 Naranja
- 1 Rama de Canela
- 1 Chupito de Cointreau

ASÍN SE HACE:
Tras algún problemilla técnico ya resuelto, aquí estamos de nuevo para presentar este exquisito postre de origen griego conocido como "Revani" , del cual he querido hacer una libre adaptación añadiendo el Cointreau como ingrediente extra para darle un aire más español, sobre todo teniendo en cuenta que aquí nos gusta más el drinking que a Pedro J. las conspiraciones infundadas.
El resultado va a ser una especie de bizcocho borracho, pero con la textura novedosa que le va a aportar la sémola. Muy rico y muy jugoso. Ya veréis.

Comenzamos exprimiendo la naranja y a continuación colamos el zumo y lo ponemos a calentar junto a dos vasos de agua y 2 cucharadas soperas de azúcar. Añadimos la rama de canela y mantenemos al fuego durante 15 minutos hasta que tome el aspecto de un jarabe suave tipo Bisolvón, que si no me equivoco era también el nombre del protagonista de "El Hobbit". ¿O era Bilbo Bolsón?
Ya no lo sé. Bueno. Sigual.

Mientras tanto, cogemos un bol grande (un bolsón, ¿ves?) en el cual vamos a mezclar el resto del azúcar con la mantequilla en pomada (de venta en farmacias y ultramarinos) y con la ayuda de unas varillas que no sean del aceite del coche por favor, vamos batiendo hasta que se mezcle bien. Seguidamente añadimos el yogur y las claras de los huevos y volvemos a batir hasta formar una crema blancucha.
Vais a ver que tiene un aspecto raro, como si estuviera cortado, pero tranquilos que eso es normal. Si vosotros acabaráis de salir del cascarón y de repente os presentaran a un griego, también os cortariáis.


A continuación agregamos las yemas de los huevos, la sémola y la levadura y seguimos dándole a la manivela otro par de minutos.
Cuando esté todo bien ligado, vertemos la mezcla en un molde refractario rectangular y le aplicamos 40 minutos de horno a 180º, teniendo la precaución de colocar el molde en la parte baja del horno para que no se nos tueste más de la cuenta.

Una vez que el bizcocho esté listo, lo sacamos del horno y lo regamos con el jarabe que habíamos preparado antes más el chupito de Cointreau, por supuesto. Ponemos encima la rama de canela y cuando esté a temperatura ambiente lo metemos unas cuantas horas al frigo para que se enfríe (evidentemente) y dé tiempo a que el bizcocho chupe todo el jarabe.


Para presentarlo, hacemos un pequeño charco en el plato con zumo de naranja y servimos porciones rectángulares del Revani coronándolas con ramitas de canela.

Disfrutadlo golosonesss

Cocinero en pruebas para esta receta: PELAYO GURCÍN